Praderas en Zonas de Dehesa

El ecosistema asociado a la dehesa se muestra como uno de los hábitats semi-naturales más interesantes de la Península Ibérica, ya que se trata de un paisaje único, que ha sido moldeado por la mano del hombre y el transcurso del tiempo, adaptando la vegetación típica del bosque mediterráneo a distintos usos, ganadero, forestal, y agrario, y manteniendo al mismo tiempo, la rica biodiversidad de las zonas donde se encuentra, a la vez que ha favorecido la riqueza paisajística y medioambiental.

Se trata además, de la base de la economía de multitud de poblaciones de nuestra geografía peninsular, sobre todo del Suroeste, debido a las diversas y variadas producciones asociadas a este ecosistema.

Por tanto, se trata de un sistema sostenible que combina labores agroganaderas de selvicultura con el cuidado y respeto medioambiental. En este sentido Andalucía es punta de lanza, abarcando en torno a la mitad de la superficie española de este tipo de ecosistema, dedicando casi un 15% del territorio a las labores propias de la dehesa.

Un ecosistema caracterizado por la combinación racional de arbolado del género Quercus, centrando fundamentalmente en el alcornoque y la encina (Quercus suber y Quercus ilex), con extensas praderas naturales de herbáceas y matorral bajo, que sostiene un equilibrio dinámico del ecosistema que permite una extensa gama de actividades productivas.

En SEMILLAS CANTUESO contamos con una amplia experiencia en el trabajo con hábitats de dehesa, proporcionando mezclas de revegetación adecuadas para este particular ecosistema, con una rica combinación de especies autóctonas, propias de estos sistemas serranos, que permite la creación de cubiertas naturales, propicias para el ganado y la fijación de fauna auxiliar, permitiendo no sólo la fijación del suelo y la producción de pastizal, sino creando importantes reservorios ambientales que sanean y revitalizan uno de los ecosistemas naturales más productivos de nuestro país.

Composición de Semillas para Praderas en zona de Dehesa