Renacer del Bejarano

Desde Semillas Cantueso queremos compartir el artículo aparecido en el número 201 de la revista cultural Aires de Córdoba sobre la regeneración del Arroyo Bejarano. Aprovechamos para adelantaros que ya estamos realizando los preparativos para la reforestación participativa que se llevará a cabo en éste maravilloso entorno el próximo 28 de febrero ¡Esperamos veros allí!

El Bejarano ha comenzado el año con su resurgir. Más de 400 árboles plantados, entre ellos unos 50 olmos resistentes a la grafiosis de un vivero de Granada donde se está produciendo esta especie con la que se quiere recuperar los bosques de ribera de todo el país, dentro de un proyecto pionero en España liderado por la Universidad Politécnica de Madrid.

Investigadores de la Escuela de Montes de Madrid han obtenido siete clones de olmos autóctonos resistentes a la grafiosis, un hongo que está diezmando a la especie en todo el mundo. Es la primera vez en el mundo que se obtienen ejemplares de olmo común resistentes a la grafiosis y hay muchos países interesados en conocer nuestros resultados.

El proyecto está liderado por el investigador Luis Gil, catedrático de la Escuela de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid. Treinta años han tardado el investigador y su equipo en obtener los ejemplares inmunes a la enfermedad, un hongo transmitido por unos escarabajos que ha diezmado a las poblaciones de la especie en todo el mundo. Que el Bejarano sea un proyecto piloto para la recuperación de las olmedas es una de las mejores noticias, gracias a la Confederación Hidrográfica que ha decido que este lugar reúne una muy buenas condiciones para hacer un seguimiento del proyecto y evaluar resultados. El Bejarano no es solo un espacio de gran belleza paisajística y parte de nuestra historia, sino también uno de los lugares con mayor biodiversidad de nuestra región, constatado por los trabajos realizados por investigadores de la Universidad de Córdoba, como Joaquín Reyes y Soledad Carpintero, que han catalogado más de 50 variedades de hormigas, éstas son bioindicadores de la calidad ambiental del lugar. Además se ha descubierto una especie nueva para la ciencia, bautizada con el nombre de Paradontax Bejaranienis. Todo esto unido a la importante labor que se viene haciendo en la concienciación y la educación ambiental desde hace ya 20 años y donde se ha generado una relación de vínculos afectivos y ambientales está teniendo como resultado el que toda la ciudad conozca de alguna manera el Bejarano, catalogada (según el buscador de referencia mundial Skyscanner) la ruta de senderismo de Baños de Popea y Arroyo Bejarano como una de las diez mejores de toda España.

Pero no está todo hecho y queda mucho por hacer. Llevamos, desde Acción Ecologista Guadalquivir, intentando recuperar la Campaña de Educación Ambiental interrumpida en el 2009 y que ha sido la actividad más solicitada por los colegios de nuestra ciudad, con la paradoja de que no hay dentro del programa municipal de Educación ninguna actividad educativa sobre la Sierra de Córdoba. La verdad que esto no se entiende por parte de un equipo de gobierno que apuesta por la puesta en valor de nuestra sierra y que entiende que la educación es la principal herramienta de concienciación. Este año en el Día de Andalucía tendremos la 21 edición de la actividad que dio lugar a la Campaña de Protección sobre estos lugares y será un buen momento para llamar la atención como andaluces y cordobeses de que “no se puede amar aquello que no se conoce”. Esperemos que este Ayuntamiento apueste por la educación ambiental y recuperemos la Campaña por la que han pasado en los ocho años que duró más de 50.000 escolares. También y dentro de la labor de voluntariado que venimos realizando conjuntamente con el grupo Duendes del Bejarano y la empresa Semillas Cantueso queremos emprender una campaña de apadrinamiento de los árboles que se han plantado, para que las familias que lo deseen tengan su árbol en el Bejarano con una placa que le ponga nombres y apellidos al bosque que está renaciendo, porque la historia la escriben aquellos que plantan futuro con sus manos y poniendo corazón y esperanza.

Dar las gracias desde esta revista a Aires de Córdoba por apoyar permanentemente esta labor de difusión y compromiso que sin duda es fundamental para transmitir a los cordobeses que somos herederos y guardianes de un gran tesoro: nuestra Sierra única en el mundo y lugar de historias apasionantes. Igualmente dar las gracias a la Junta de Andalucía y personas como Carlos Revilla por ese apoyo que va más allá del servicio público; a Juan Manuel Fernández Maestre; José Ángel Cantueso y Semillas Cantueso; los propietarios de la finca y su implicación en esta labor y por supuesto a la Confederación Hidrográfica y el ingeniero responsable Rafael Poyato; además de los compañeros de los Duendes del Bejarano que fielmente siguen en su apoyo al Bejarano. Deseamos que este año sea un año para escribir en la historia del Bejarano, y que se cumpla un sueño que ya está siendo una realidad.

Artículo extraído de la Revista Aires de Córdoba (nº 201).