El Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz colabora con la Red Andaluza de Semillas 'Cultivando Biodiversidad'

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio y la Red Andaluza de Semillas ‘Cultivando Biodiversidad’ (RAS) han formalizado un acuerdo de colaboración, que permitirá recibir, almacenar, conservar y gestionar en las instalaciones del Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz (BGVA) variedades locales cultivadas en Andalucía que se reciban por parte de la RAS a través del banco local de la Red de Resiembra e Intercambio.

 

Gracias a esta iniciativa, el Banco de Germoplasma preservará una proporción representativa de
cada una de las muestras cedidas por la RAS, para que formen parte de una colección base o de reserva y suministrará a entidades públicas y agricultores otra parte de estas semillas para su cultivo y/o conservación, siempre con la autorización previa de la RAS. Cada una de las muestras de esta colección tendrá un pasaporte informatizado de pública consulta, que incluirá
todos los datos recibidos y los obtenidos por la caracterización, identificación o gestión realizada por la propia entidad.

El BGVA, dependiente de la Consejería y gestionado en colaboración con la Universidad de Córdoba y el Real Jardín Botánico de Córdoba, está considerado como uno de los más importantes de España. Este centro se encarga de colectar germoplasma vegetal (semillas, bulbos, polen, esporas) con el fin de conservar y caracterizar la diversidad vegetal presente en Andalucía, lo que posibilita la recuperación de especies y poblaciones amenazadas, y, a partir de ahora, conservar y fomentar el uso de la agrodiversidad andaluza, especialmente de sus componentes silvestres, asilvestrados o de uso muy local o tradicional.

El BGVA, ubicado en el Real Jardín Botánico de Córdoba, conserva en sus instalaciones 10.425 accesiones o partes reproductoras (en su mayoría semillas, aunque también se guardan esporas, polen y bulbos) de más de 3.200 especies distintas de la flora andaluza e ibérica.

Además de gestionarse las distintas colecciones almacenadas, el Banco evalúa la diversidad del ge rmo plasma conservado y trabaja en el perfeccionamiento de técnicas de propagación y obtención de poblaciones, fuera de su hábitat natural, para especies tanto amenazadas, como para otras variedades que forman parte de las colecciones.

El Banco de germoplasma ha sido uno de los precursores de la Red Española de Bancos de Germoplasma de Plantas Silvestres y Fitorrecursos Autóctonos -que comenzó a funcionar en noviembre de 2002- y ha formado parte del grupo de dirección del proyecto europeo European Native Seed Conservation Network (Ensconet).

Por su parte, la RAS es una organización andaluza que trabaja con personas productoras y consumidoras y tiene entre sus fines hacer frente a la pérdida de biodiversidad agrícola y el saber tradicional, fomentando una agricultura tradicional y ecológica como bases agroecológicas de un nuevo desarrollo rural. Uno de sus proyectos más importantes es la Red de Resiembra e Intercambio de variedades locales, creada en 2007, que pretende ser un modelo de conservación in situ, que implica el mantenimiento de las variedades, mediante su cultivo y el cierre de los ciclos para producir e intercambiar semillas de variedades locales andaluzas.

Fuente: GEOBIO. Boletín informativo sobre Geodiversidad y Biodiversidad de Andalucía