El mayor banco de semillas está en Svalbard

En el remoto archipiélago de las Svalbard, en Noruega, se alza una isla cercana al Polo Norte, cuya superficie se haya cubierta por nieves perpétuas, y en cuyo interior se incrusta el mayor banco de semillas que conoce la Humanidad. La Bóveda Global de Semillas, o Bóveda del Fin del Mundo, alberga en la actualidad cerca de un millón de muestras de unas 4000 especies de cultivo de todo el mundo.

El objetivo de éste complejo, que aprovecha la existencia de una antigua mina abandonada, es servir de salvaguarda a la biodiversidad de las especies de cultivos de todo el planeta, que en las últimas décadas se ha llegado a perder en un 90 %. Éste sobrio y remoto edificio se alimenta de las muestras que gobiernos, fundaciones y empresas, envían desinteresadamente para contar con un banco colaborativo que sirva de seguro de vida en caso de catástrofe mundial. De hecho, recientemente el banco ha debido abrirse tras la destrucción en Siria del valioso banco de semillas del Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas de Alepo.

En España, al igual que en otros países, además contamos con la existencia de los Bancos de Germoplasma o Centros de Recursos Fitogenéticos, 30 bancos en total que trabajan para la preservación y divulgación de toda la variedad fitogenética de nuestro país. Así, en Córdoba contamos con el Banco de Germoplasma Vegetal Andaluz, que dependiente de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, tiene su sede en el Real Jardín Botánico de Córdoba, cubriendo en la actualidad el 90 % de las especies amenazadas localizadas en la geografía andaluza.

Una labor indispensable para la salvaguarda de la valiosa diversidad vegetal existente en nuestro territorio así como de la elaboración de protocolos de propagación, y del que Semillas Cantueso tiene el honor de ser entidad amiga y colaboradora.